Ambos hermanos estaban jugando y experimentando con su sexualidad como tantas otras veces habían hecho, pero en esta ocasión sucedió algo diferente. Mientras el muchacho introducía varios de sus dedos en la vagina de la jovencita la madre de ambos apareció. Ya puedes imaginarte que, aunque se taparon y disimularon, la madura acababa de pillarlos y su cabreo fue mayúsculo. Una madre siempre lo sabe todo.
Ordenó a su hija a que fuese al baño a lavarse y a calmarse, mientras que supuestamente el hermano tenía que quedarse en el salón. Pero ya supondrás que con el calentón que llevaba no pudo quedarse quieto esperando allí, fue a escondidas al cuarto de baño a buscar a la zorrita de su hermana para así acabar lo que ambos habían empezado.
Al closing no solo la penetró y se la folló, sino que además se corrió en todo su coño mientras la guarra sonreía. Eso seguro que su madre no lo esperaba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*